El aspecto de la piedra natural: singularidades o defectos?

2.9_nuew
Divulgación

La piedra natural es prácticamente el único material de construcción que se coloca en obra tal como sale de la naturaleza. No se produce durante los procesos de producción ningún tipo de cambio de estructura, composición o manufactura más allá del corte y rectificado del acabado superficial de las piezas.

Las heterogeneidades propias de la piedra natural constituyen, en ocasiones, motivos de disputa entre la parte contratante y el suministrador, por no obtenerse el aspecto esperado una vez que la obra ha finalizado. Esto se debe a que la piedra natural puede presentar variaciones importantes de color, textura, veteado, etc., asociadas a su origen natural.

Es importante saber que, incluso dentro de una misma explotación o cantera, pueden existir diferencias en la misma piedra debidas, entre otras cosas, a las zonas de explotación más o menos profundas en las que se extrae en cada momento.

Por estas particularidades se le deben admitir a la piedra, necesariamente, ciertas variaciones. Variaciones que no constituyen defectos sino singularidades del material.

Esta cuestión no tiene porqué constituir motivo de rechazo, ya que las diferencias de aspecto pueden constituir un elemento más de diseño a la hora de realizar un proyecto. Un estudio adecuado sobre las diferencias de aspecto de una piedra en una obra puede conducir a unos resultados espectaculares.

Por todo ello, los fabricantes facilitamos, antes de la entrega del material, una muestra de referencia. Dicha muestra, que representa los aspectos extremos y medios del material, debe ser aceptada por acuerdo entre el suministrador, la Dirección de la obra y la propiedad.

Los defectos que sí constituyen motivo de rechazo en una obra son:

  • Rotura de la pieza
  • Fisuras abiertas en alguna cara
  • Roturas en las esquinas de las piezas
  • Roturas o desconchados de los bordes.

Cuando en un proyecto u obra lo que se pretende es conseguir la homogeneidad total en los acabados, la piedra natural no es el material de elección, sino un material artificial.

En este carácter natural de la piedra reside, entre otras cosas, su belleza.

 

EVA PORTAS FERNANDEZ

AREA DE CONSULTORÍA TECNICA CTG

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog EuroCKP